En 1963 un campesino de Ourense deca haber visto aterrizar un OVNI: Habl con los tres tripulantes

Recreacin de un OVNI

Recreacin de un OVNI INTERNET

Hace 60 aos, en 1963, se conoca el supuesto episodio del platillo volante que se avistaba cerca de la laguna de Antela

25 sep 2023 . Actualizado a las 05:00 h.

El fenmeno OVNI est ms de actualidad que nunca. Tras dcadas de misterio, versiones de todo tipo en relacin a supuestos avistamientos, visitas de seres de otros planetas y aliengenas a resguardo en almacenes secretos de Estados Unidos, se empieza a dar carta de naturaleza a todo lo relacionado con la ufologa y se reconoce el derecho de los ciudadanos a saber lo que ha ocurrido en las ltimas dcadas.

Tras un arduo, largo —en ocasiones disparatado— y enrevesado debate en una comisin en Estados Unidos se ha reconocido que los ciudadanos tienen derecho a saber y la NASA nombr a un director de investigacin sobre ovnis para indagar en los que se considera uno de los mayores misterios de nuestro planeta. Una circunstancia que desde algunos programas de televisin especializados se ha visto como un importante paso adelante para arrojar luz sobre este fenmeno.

Noticias de actualidad aparte, lo cierto es que todo lo relacionado con los ovnis, platillos volantes y dems ha tenido presencia peridica en la sociedad y hace 60 aos era un vecino de la comarca de A Limia el protagonista de un supuesto suceso relacionado con los avistamientos.

Vuelven los platillos volantes

El 19 de septiembre de 1963 La Voz de Galicia publicaba una noticia que daba cuenta de un hecho ocurrido en la provincia de Ourense con titulares de lo ms ilustrativo: Un campesino ourensano asegura que vio aterrizar un extrao artefacto. Aade que habl con los tres tripulantes. El encuentro se habra producido cerca de la laguna de Antela y en la informacin —a tres columnas e ilustrada con una imagen y un dibujo alusivos a los platillos volantes— se daba cumplida cuenta de cmo se haba desarrollado el encuentro. Firmaba el texto Rubn San Julin y el protagonista eluda identificarse. El autor de la crnica resolva esta circunstancia en las ltimas lneas del texto: Su nombre, por favor? De ninguna manera, no quiero ser la rechifla de toda la comarca.

LVG

Acceda aqu a la noticia publicada en 1963

Los hechos haban ocurrido el da 7, cuando el hombre vio como descenda un extrao artefacto. Era un platillo volante. El informante aseguraba que haba hablado con los tres tripulantes y describa la nave con profusin: Una cosa redonda, parecida a un pan, aunque ms aplastada y sin hlices, ni alas, ni nada que sobresaliera. El aparato despeda un brillo especial y un ruido apagado y silbante. Cont a su familia lo ocurrido, no le creyeron, y valor hacerlo con el cura. Lo descart para que no le tacharan de loco. Atormentado por el silencio, haba decidido hablar para que fuese notificado a quien correspondiese, para descargar su conciencia y para no cometer delito.

El cielo estaba despejado y haba una claridad radiante cuando vio una luz a lo lejos. Crey que haba cado una estrella. Cuando la cosa se pos despacio en sus inmediaciones se acurruc junto a un rbol, rez devotamente y se santigu. La curiosidad pudo ms, y luego se acerc ocultndose tras unos chopos. Bajaron tres hombres vestidos como aviadores, con trajes relucientes como la plata, sin gafas ni gorros. El limiao se acerc, convencido de que eran tripulantes de un satlite y precisaban ayuda.

El hombre se qued anonadado, sin saber qu hacer y presa del espanto. Tenan la piel de las manos y la cara roja, con destellos, como si llevasen una capa de fsforo. El pelo era de color oro. La frente muy ancha, como dos de las mas. Los ojos, tan grandes como los de una ternera, relucan como los de los gatos por la noche. Quiso huir, sinti respeto y temor, lo vieron y no hicieron nada, como si no les importase su presencia. El que estaba ms cerca levant la mano, como una maza, y le habl en castellano, con acento parecido al cataln: no tenga miedo. Su interlocutor le lea el pensamiento y contestaba a sus preguntas no realizadas: no pertenecan a ninguna nacin conocida, procedan de ms all de donde alcanza su vista, detrs de las estrellas y el color era cuestin de luz y de tiempo. Se acercaron a un ro cercano, recogieron piedras y tierra y le dijeron que no se acercase a la nave porque corra peligro.

El fenmeno ovni tena presencia peridica en aquellos aos. En 1962 dos ingenieros belgas anunciaban que iban a lanzar un platillo volante, en diciembre de ese mismo ao un corus deca haber visto uno en el firmamento. Y antes de concluir el ao se avistaba un platillo volante en el aeropuerto de Buenos Aires y en Catania.

19-9-1963

Un vecino de la comarca describa un encuentro con un platillo volante y sus tripulantes acontecido una noche junto a la laguna de Antela.




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *