Por Francisco Villagrán

villagranmail@gmail.com

Especial para El Litoral

Desde que el tema del fenómeno ovni se ha reflotado en los últimos meses ya no quedan prácticamente dudas de su existencia. En especial debido a la enorme cantidad de avistamientos que se están produciendo en diferentes partes de nuestro convulsionado planeta. Sin embargo, esas mismas apariciones han generado más de un susto, alguno lo suficientemente importante como para que se tomen medidas en consideración. Prueba de ello es lo que sucedió con el caso del Airbus A320, que según el informe oficial estuvo a pocos metros de impactar contra una extraña nave, en los cielos de las afueras de Glasgow, Escocia. La aeronave se encontraba realizando las maniobras de aproximación final con destino al aeropuerto de Glasgow, el 2 de diciembre de 2020 cuando un extraño objeto, luminoso y de grandes dimensiones,  pasó a unos 90 metros por debajo de la máquina. El comandante, que asegura que el objeto no apareció en el radar del avión, afirmó que el riego de colisión había sido “muy alto”. El informe de la Junta Aérea del Reino Unido indicó que los investigadores no habían podido determinar el origen del misterioso objeto. 

El A320 volaba con sus luces de aterrizaje encendidas, en condiciones de buena visibilidad y a una altitud de unos 4000 metros sobre el área del aeropuerto, cuando el piloto y el copiloto observaron el extraño objeto a una distancia de unos 100 metros. El objeto pasó directamente por debajo de la aeronave antes de que cualquiera de los miembros de la tripulación tuviera el tiempo suficiente para intentar una acción evasiva o simplemente registrarlo. A pesar de que ambos tripulantes mencionados coincidieron en que el objeto parecía ser de color azul y dorado, o plateado, remarcaron en que evidentemente era mucho más grande que un globo. El piloto solicitó al controlador de Glasgow si había algún tipo de nave en la zona, ya que algo había pasado por debajo del avión, muy cerca y en dirección contraria.

El controlador aéreo respondió que no había ningún tipo de avión por la zona y que no aparecía nada en su radar. De todas maneras y como para dejar abiertas las dudas, el radar informó la presencia de un objeto no identificado a unos 2.000 km. del lugar de la posición del A320, unos 30 segundos antes. 

Vale destacar que la búsqueda que iniciaron visualmente tanto la torre de control como los pilotos del avión, no arrojaron ningún resultado positivo. Aún así el comandante expresó su intención de presentar un informe a la comisión especializada, para que investigara el incidente. Y una vez que aterrizó, el piloto comentó al controlador que “nos parece que pasó tan cerca, apareció y se perdió debajo de nosotros en menos de diez segundos.” 

 Consultados  sobre si podría haberse tratado de un planeador o algo por el estilo, el comandante dio su opinión. “Bueno, pudo haber sido, pero es muy extraño a esa altitud y a esa velocidad, además era demasiado grande para ser un globo o un ultraliviano.”

Inexplicable

Por su parte, los controladores sacaron un comunicado diciendo que  “la información de las fuentes de vigilancia disponibles no pudieron rastrear cualquier actividad que se pareciera a la descrita por el piloto del avión, además no había ningún tipo de actividad señalada. En ese contexto el informe especial señaló que la Junta tenía la opinión de que era poco probable que fuera un globo lanzado en la zona. O que se tratara de un avión más chico o planeador, o un helicóptero o globo aerostático, que aparecieron en el radar. En tren de presunciones también se llegó a pensar que podría tratarse de un globo meteorológico, pero es poco probable que fuera lanzado en la zona, ya que  ello habitualmente no ocurre.  Por la altitud en que se desplazaba el avión, era poco probable que algunos de los aparatos mencionados fueran los protagonistas del hecho.

En ese mismo sentido, la Junta cree que un aladelta o un monomotor habría aparecido en la pantalla del radar, además, las condiciones ambientales reinantes impedían la actividad de este tipo de aparatos. El informe de la Junta continúa diciendo que “los miembros no pudieron llegar a una conclusión en cuanto a la posible causa de lo ocurrido con la aeronave. La Junta determinó finalmente que había causas para investigar a fondo lo sucedido, sin embargo, el tiempo pasó y todo quedó en el olvido. El caso pasó a formar parte de uno de los tantos encuentros de aviones con ovnis, solo que esta vez fue un avión comercial con muchos pasajeros. Hay también testimonios de muchos militares que tuvieron encuentros con ovnis y casi enfrentamientos. 

Pero todo quedó allí, al parecer hay una orden de arriba de no hablar mucho de estos casos, a pesar de que haya testigos dignos de crédito a los que hay que creerles. Sin duda hay en juego muchas cosas que el común de la gente desconoce y las autoridades por distintos motivos, políticos, culturales o religiosos tratan de ocultar de cualquier manera.     

Por Ovnis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *