Extraño objeto espacial enciende debate sobre vida extraterrestre

Un extraño objeto que apareció en el sistema solar en el 2017, ha causado desconcierto entre investigadores y científicos, pues este cuerpo y su trayectoria no encajan con el de otros cometas vistos previamente.

Inicialmente, este extraño objeto fue visto en la isla de Maui, Hawái y analizaron su órbita, la cual se describió como 87 kilómetros por segundo y se determinó que este objeto no pertenecía al sistema solar.

Los astrónomos del telescopio Pan-STARRS1 le dieron el nombre de 1I/Oumuamua, que en hawaiano significa “mensajero de lejos que llega primero” y es el primer astro de procedencia interestelar observado en el sistema solar. En el 2019 se observó un segundo objeto interestelar bautizado como 2I/Borisov.

Relacionadas

  1. ¿Existen los “extraterrestres”? Vuelve el debate al Congreso mexicano

¿Qué es Oumuamua?

Científicos de todo el mundo enfocaron su atención en este objeto interestelar para recomponer su órbita y determinar su trayectoria, pero en el proceso hicieron un sorprendente descubrimiento.

Oumuamua ya había dado una vuelta alrededor del sol y se dirigía fuera del sistema solar, pero en el proceso, aceleró su velocidad para alejarse de una estrella, lo que creó todo tipo de teorías, incluso, se aseguró que el objeto pudo ser fabricado por extraterrestres.

Luego de semanas de estudio, investigadores estadounidenses publicaron sus hallazgos en la revista ‘Nature’, allí intentaron dar explicaciones a las desviaciones de Oumuamua.

Entre otras cosas, determinaron que el comportamiento de este objeto interestelar era un mecanismo físico visto en otros cometas helados, y que se trataba de la desgasificación de hidrógeno que se produce a medida que el astro se calienta bajo la luz solar.

Al calentarse con la luz solar, expulsan agua y otras moléculas produciendo un halo brillante que se llama de manera común: coma.

“Nuestro planteamiento fue: cuando esto ocurre, ¿puede el hidrógeno quedar atrapado dentro del cuerpo, de manera que al entrar en el sistema solar y volver a calentarse, libera ese hidrógeno? ¿Y podría este proceso producir la fuerza que se necesita para explicar una aceleración no gravitatoria?”, dice el estudio.

¿Oumuamua es un trozo de esfera Dyson?

Olaf Stapledon, un escritor y filósofo inglés, fue el primero en hablar de civilizaciones capaces de construir megaestructuras artificiales que aprovechaban la luz de una estrella.

Más adelante, en 1060, Freeman Dyson definió estas estructuras como civilizaciones de Tipo II según la escala kardashev, que relaciona el nivel tecnológico de una civilización con la cantidad de energía que extrae y se dio el concepto de ‘Esferas Dyson’

El término de ‘Esferas Dyson’ fue traído nuevamente por el científico Avi Loeb, quien, tras realizar sus investigaciones, determinó que el objeto espacial Oumuamua, podría ser una de estas megaestructuras descritas anteriormente.

“Observé que este delicado equilibrio se romperá una vez que la estrella evolucione y se ilumine hacia el final de su vida. Esto empujaría las baldosas de la megaestructura hacia el espacio interestelar porque, para empezar, estaban casi sueltas”, describe Loeb.

“Por tanto, los fragmentos interestelares de las esferas rotas de Dyson podrían explicar la aceleración anómala no gravitacional del objeto interestelar Oumuamua sin evaporación cometaria alguna”, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *