«En el cielo sanjuanino ya avistamos y demostramos 7 variedades de ovnis»

ANTES DE LOS EPISODIOS EN MÉXICO Y EEUU

Edición impresa Edición impresa

Lo asegura el pocitano Ramón Flores, quien integra un grupo local de ufólogos y aporta videos a la NASA.

Pocitano y universal. Ramón Flores dice que con los ovnis «no se trata de creer o no creer: es una simple cuestión de ciencia y está todo documentado».

Ramón Flores tiene 53 años, siente curiosidad por los movimientos en los cielos desde los 9, aprendió de forma autodidacta a armar aviones de competición acrobática, dedica hasta 4 horas por día a buscar «anomalías» en el firmamento y asegura, en base a años de observación, estudios y datación de imágenes, que «en el cielo sanjuanino ya avistamos y demostramos 7 variedades de ovnis». El plural es por él y la veintena de integrantes de Guardianes del Cielo Cuyano, la organización sin fines de lucro que nació hace 12 años para detectar naves extraterrestres. O, como prefiere explicarlo este pocitano que además es diseñador gráfico y emprendedor gastronómico, es un grupo que fue creado para «acercarnos al conocimiento que los más poderosos quieren ocultarnos todo el tiempo».

Flores, al igual que los demás Guardianes, estuvo muy encima de la agenda internacional la última semana. Primero, con la presentación de las «Momias de Nazca», esos dos supuestos cuerpos alienígenas hallados hace años en Perú y que ahora un periodista y ufólogo presentó ante el Congreso de México, revelación que cosechó tantos adeptos como detractores. Luego, con el informe que difundieron las máximas autoridades de la NASA, quienes dijeron que si bien no tienen evidencia de naves extraterrestres, sí les sobran los antecedentes de artefactos extraños e inclasificables en su espacio aéreo, de modo que no se cierran del todo a la posibilidad de que haya ovnis. En realidad, el acrónimo ovni ya no se usa más, ahora lo reemplaza FANI (Fenómenos Anómalos No Identificados). Pero hasta a veteranos experimentados como Flores les cuesta acostumbrarse al neologismo.

Tan pendiente estuvo el sanjuanino de estas noticias y otras anteriores como la resonante audiencia de los expilotos de la Fuerza Aérea de EEUU en el Congreso norteamericano (la declaración de uno de ellos le hizo un click definitivo a Ramón), que le encargó a su hija, que vive en aquel país, que recogiera impresiones de la gente. La chica estudia allá, al igual que uno de sus cuatro hermanos, y colabora desde Norteamérica con los Guardianes del Cielo Cuyano. «Básicamente -cuenta Flores-, me dijo que allá nadie se mostraba sorprendido: casi todos dan por hecho que hay vida extraterrestre».

El referente. El expiloto David Grusch marcó al sanjuanino.

Él mismo está convencidísimo, por supuesto, de que es así. En su notebook guarda centenares de videos de sus trabajos de campo, realizados con los demás Guardianes, que involucran aparatología como radares, cámaras de alta definición, miras infrarrojo y dispositivos de aerolocalización, entre muchos otros. De todas las observaciones directas que lleva años haciendo, concluye que son 7 los tipos de FANI detectados y grabados por ellos mismos, además de compartirlos con ufólogos de todo el mundo y enviarlos directamente a la NASA para aportarlos como evidencia.

Pero el que más le fascina es uno que si bien aseguran haber avistado también en San Juan, él dice haberlo registrado en San Luis. Dice que lo vio sobrevolar abarcando casi medio horizonte y que el tipo de traslación que hacía demostraba que no se movía en un tiempo lineal, como en la concepción humana, sino a través de «portales» o tiempos simultáneos. Él lo bautizó «Cilindro Doble Núcleo de Energía Pulsante», por su particular forma de dos secciones como tubos, enlazadas por haces de energía.

Flores es conocido por su restorán en Pocito. Un poco menos, por su actividad con los Guardianes. Cuando alguien lo escucha hablar de los fenómenos extraterrestres, con ese orgullo y esa convicción con que describe cada avistamiento, el interlocutor oscila entre la fascinación y el descrédito total. Pero él ya está acostumbrado. «A esta altura ya no me tratan de loco ni me miran raro», asegura con una sonrisa. «La gente está muy abierta -insiste-. Además, yo soy muy riguroso en mis estudios, soy el mayor crítico de lo que yo mismo observo, porque hace falta muchísima información y metadata para poder comprobar y acreditar el sobrevuelo de un ovni. Te puedo asegurar que de las fotos y videos de supuestos ovnis que ves circulando en las redes o internet, el 99% no tiene declaraciones de testigos que lo validen y es falso, es trampa».

A mí lo que más me llama la atención es la tecnología, no el ser que la maneja. Eso es lo que más me maravilla».

Ramón Flores – Ufólogo e investigador

De hecho, aunque asegura que no quiere «desmerecer ni desacreditar a nadie», deja entrever que no terminan de convencerlo las Momias de Nazca y olfatea más sensacionalismo que evidencia. Pero rescata que el tema sea puesto en discusión y que los cuerpos estén a disposición de «cualquier laboratorio que quiera analizarlos para llegar a una conclusión certera».

Es que su verdadera obsesión no es con los secretos extraterrestres, sino con los terrestres. El pocitano considera que la humanidad está en un «punto de quiebre», porque la gente se está dando cuenta de que hay mucha información sobre los FANI que se le niega. Dice que el Pentágono de EEUU y hasta la propia NASA bloquean el acceso a los datos incluso a los senadores de su país. «Quienes no quieren que se sepan estas cosas -sentencia Flores-, lo hacen porque el conocimiento es poder. Y no les conviene que la gente tenga el mismo poder que ellos».

> Una bisagra de estímulo en su vida

La actividad de observación y estudio de Ramón Flores se intensificó muchísimo en los dos últimos años, pero al mismo tiempo estuvo a punto de abandonar todo por el descrédito de la comunidad en general, asegura. Pero un hecho fue trascendental para él, tanto que lo considera una bisagra en su vida. Se trata de la declaración que dio bajo juramento el expiloto de la Marina de EEUU David Grush, ante el Congreso norteamericano, hace menos de dos meses. Grush, quien además fue un alto oficial de inteligencia de su gobierno y encabezó una investigación sobre FANI durante años, dijo en esa audiencia especial que los ovnis no sólo existen, sino que además son un verdadero problema para la seguridad. Fue más allá incluso, y declaró que el gobierno de EEUU tiene ovnis en su poder, en lugares que dijo conocer con exactitud, y agregó que de esas naves se había recuperado «restos biológicos no humanos». Flores sintió eso como una especie de reivindicación personal y un nuevo estímulo para seguir con sus propias investigaciones. Interpretó, en base a esa declaración, que «ya es prácticamente imposible y casi tragicómico querer mantener un estatus insostenible de mentiras y engaños». Así lo dejó expreso en una proclama abierta, a la que se puede acceder en el sitio de Facebook de su grupo, «Guardianes DEL CIELO Cuyano».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *