Las momias de Maussan

COLUMNA INVITADA

Voy a ser honesto: me encantaría saber que existe vida en otros planetas

Ignacio Anaya Minjarez / Colaborador / Opinión El Heraldo de MéxicoCréditos: El Heraldo de México

Voy a ser honesto: me encantaría saber que existe vida en otros planetas, desde el microorganismo más diminuto hasta una entidad fuera de nuestro entendimiento actual de realidad. No es malo más tener una mente abierta; lo que hoy parece imposible podría ser cotidiano en el futuro. Dicho esto, la respuesta a la interrogante sobre los extraterrestres no se halla en las momias presentadas por Jaime Maussan ante el Congreso mexicano; de hecho, está muy lejos de encontrarse allí.

Es un caso que llamó la atención, puesto que tuvo una cobertura mediática gigantesca en redes sociales… y los memes tampoco faltaron. Los medios de comunicación, incluso internacionales, también le dieron atención, sin embargo, la popularidad de Maussan debería verse más como un breve entretenimiento que como una investigación seria.

Se pueden encontrar muchos videos en YouTube y TikTok, así como publicaciones en Twitter (X) y otras redes, que desacreditan con argumentos sólidos los hallazgos de Maussan. De hecho, desde el 2021 se tenía conocimiento sobre estos seres tan peculiares. Por eso, no profundizaré en cuestionar la veracidad de las momias, ya que hay quienes lo han hecho y con más rigor.

Aun así, existen ciertos aspectos que valen la pena analizar. El primero es el notable incremento en la discusión del fenómeno ovni y, por ende, sobre la vida en otros planetas. El 26 de julio de este año se llevó a cabo una audiencia en el Congreso de Estados Unidos en la que tres exmilitares dieron sus testimonios sobre objetos voladores no identificados y seres no humanos. La cercanía de ambas fechas no es casualidad; hace tiempo que el debate ha tomado fuerza en la esfera pública, y parece que los gobiernos empiezan a tomárselo más en serio, este último aspecto ha sido crucial para la relevancia actual del tema.

Si se busca tratar con seriedad a fenómenos no identificados, son necesarias evidencias contundentes. Hay que reconocer que Maussan ha dado visibilidad a dichas anomalías en México, pero su relevancia hasta ahí llega. La presentación de los “seres no humanos” ante el Congreso mexicano fue una ilusión de formalidad y un supuesto rigor científico que solo logró disminuir la credibilidad de investigaciones más serias sobre el fenómeno. 

La pregunta de la existencia de vida en otros planetas, en esencia, tiene implicaciones profundas que trascienden lo inmediato y tangible. Esta búsqueda de «lo otro» refleja la necesidad de contextualizar nuestra insignificancia en el vasto cosmos.

A lo largo de la historia, la humanidad ha experimentado múltiples revoluciones en su comprensión del mundo. Antaño, creíamos que la Tierra era el centro del universo. Las afirmaciones extraordinarias requieren pruebas extraordinarias, como solía decir el astrónomo Carl Sagan. Es en este contexto donde el papel de Jaime Maussan se vuelve ambiguo. No es un pionero, es una distracción. 

POR IGNACIO ANAYA

COLABORADOR

@Ignaciominj

MAAZ

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *