En diálogo con TN, Silvia Pérez Simondini reconstruyó su primera experiencia, ocurrida en agosto de 1968 en Caleta Olivia, repasó sus más de 50 décadas de investigación sobre el tema y compartió imágenes.

Video Placeholder

Hace algunos años, un reconocido científico dijo durante un Congreso sobre Fenómenos Anómalos No Identificados (FANI) – más conocidos como ovnis -: “Yo estoy investigando en Noruega y he logrado, con toda la tecnología que tengo, lo mismo que una mujer en Argentina con un lápiz y un cuaderno”. El experto se refería a Silvia Pérez Simondini, quien en agosto de 1968 vivió un encuentro cercano en Caleta Olivia que le dio un vuelco a su vida y la marcó para siempre.

“Me costó un divorcio, me costó todo, pero dejé mi propia comodidad y abandoné todo por esto. Yo necesitaba respuestas”, explicó a TN Silvia, cuyo objetivo desde ese momento fue formar su propio grupo de investigación para encontrarlas. El camino no fue fácil y tuvo que sortear obstáculos de todo tipo, pero hoy es una de las principales referentes sobre el tema en el país y su trabajo es reconocido a nivel mundial.

Leé también: Cinco casos sorprendentes de OVNIs en la Argentina: desde un piloto de avión a un policía que “vio” el futuro

El nivel de detalle con el que Pérez Simondini reconstruye aquella primera experiencia es cautivante. “Fue el 18 de agosto de 1968 a las 17:50″, precisó. Ese día su segundo hijo cumplía un año y ella lo estaba bañando cuando empezó a escuchar gritos que venían de la calle. Lo que vio al salir no lo vio solamente ella, sino todo Caleta Olivia: un plato volador se había detenido sobre su casa.

“Era una moneda gigante, algo chato, color plomo, que medía entre 40 y 50 metros de diámetro”, describió, y aunque ahora evoca la imagen serena y sin perder la sonrisa, en ese momento su sensación fue totalmente distinta. “Cuando vi eso el alma se me vino al piso”, manifestó Silvia, y apuntó: “Si me preguntás si tuve miedo, te digo que sí. Si tuve pánico, te digo que sí. Si tuve alegría, si tuve emoción…Sí, todo eso tuve”.

Registro inédito de Fenómenos Anómalos No Identificados (FANI). (Foto: gentileza CEFORA).

Registro inédito de Fenómenos Anómalos No Identificados (FANI). (Foto: gentileza CEFORA).

“Algunas personas gritaban, otras lloraban, otras rezaban…”, añadió sobre el impacto que provocó entre sus vecinos el avistamiento. Y justo entonces, cuando había pasado poco más de un minuto, se sintió un ruido fuertísimo y de la enorme nave se desprendieron otras cinco mucho más pequeñas. “Se formaron como una V, como los pájaros, y se fueron de golpe rumbo a Comodoro Rivadavia”, recordó Silvia.

“¿Por qué justo a mí?”

Ese episodio para Silvia fue una bisagra. Hasta ese momento, con 26 años, era una esposa y madre dedicada que todavía lejos de la aparición de internet y los teléfonos celulares combatía el aburrimiento leyendo publicaciones con recetas de cocina o manualidades.

No tenía idea entonces de qué eran los Ovnis, pero fue a partir de ver uno que su vida dio un vuelco en esa dirección y empezó a leer todo lo que estuviera relacionado con el tema. “No podía entender por qué había estado arriba de mi casa si yo era ajena a todo eso, necesitaba respuestas”, reafirmó. Y así empezó a reunir material de los diferentes pensamientos de los investigadores en todo el mundo, fue a charlas y conferencias sobre este tipo de fenómenos hasta que se dio cuenta de que esa era su misión.

Silvia Pérez Simondini, directora del Museo del Ovni, de Victoria. (Foto: Instagram/ mamaovni).

Silvia Pérez Simondini, directora del Museo del Ovni, de Victoria. (Foto: Instagram/ mamaovni).

“Nunca creí que mi destino iba a ser este, pero evidentemente estaba marcado así”, expresó a este medio, a pocos días de se cumplan 55 años desde aquel primer encuentro. Pero su misión, como ella la define, no se completó en Santa Cruz sino en Victoria, provincia de Entre Ríos.

La misión

Tuvieron que pasar varios años desde aquel agosto del ‘68. Los tres hijos de Silvia ya eran grandes y fue cuando leyó en un diario la noticia sobre la llamativa cantidad de avistamientos que se producían en esa localidad entrerriana y supo que tenía que verlo con sus propios ojos. “Fui con Andrea (una de sus hijas) y esa misma noche tuvimos dos experiencias”, contó. Lo supo en ese momento y lo repite ahora: había encontrado su lugar en el mundo.

“Esa primera noche vimos un objeto de color amarillo que salió del río y ascendió”, indicó la investigadora, y refiere que su hija lo apuntó con una linterna y este se acercó hasta el lugar en donde estaban, las iluminó con una suerte de faroles enormes y, así como apareció, se esfumó de golpe. “Lo vieron todas las personas que estaban en el camping”, aseguró.

Video Placeholder

Unas horas más tarde, madre e hija pasaron por la estancia La Pepita, frente a la Laguna del Pescado, y pudieron observar “pequeñas luces de colores, pero muchísimas” sobre el agua. Ante su sorpresa, la dueña del campo les comentó que podían verse habitualmente y que ella las había bautizado como “las saltarinas”.

Leé también: El extraordinario viaje de Carlos: dice que un OVNI lo abdujo y llegó de Bahía Blanca a CABA en 18 minutos

Tan impactada quedó Silvia después de esa primera visita a Victoria, que viajó seis veces más en dos meses y decidió, finalmente, quedarse a vivir ahí. Así fue como dejó la casona donde vivía en Villa Devoto, se divorció, se alejó de todo y de todos para ir detrás de su sueño, dispuesta a lo que fuera necesario para cumplirlo. Y lo cumplió, aunque no fue fácil.

Vendió todo lo que tenía, vivió durante meses en una carpa y se alimentó a base de lo que ella misma pescaba. Mientras tanto, seguía en su búsqueda, registrando todo con su lápiz y su cuaderno, y empezó a rodearse también de personas que se dedicaron junto con ella a la investigación de los Fenómenos Anómalos No Identificados. La misión comenzaba a materializarse, y así nació el equipo interdisciplinario Visión Ovni.

Video Placeholder

El robo

Entre tantas vivencias, hay una que todavía cuando la cuenta le pone la piel de gallina. Sucedió cuando, por un problema que había tenido uno de sus hijos en Buenos Aires, Silvia tuvo que hacer un viaje relámpago para acompañarlo. Pero durante su estadía, la llamó uno de los fotógrafos del equipo que trabajaba con ella en Victoria y le comunicó que le habían entrado a robar a la casa.

Pérez Simondini volvió con su hija Andrea a su hogar y se encontró, literalmente, con un desastre. “Me habían roto todo, y lo que no rompieron se lo llevaron. Hasta habían desarmado el inodoro”, remarcó. Solo hubo un cuarto al que los ladrones no lograron entrar, a pesar de que lo intentaron y se notaban las marcas de ese esfuerzo en la puerta.

“Era la habitación donde yo guardaba toda mi investigación”, dijo a TN consternada aún a pesar de los años transcurridos. Y enseguida agregó: “Me pareció una señal y ahí nació el Museo del Ovni, me pareció maravilloso poder compartir con la gente lo que había investigado”.

El Museo del Ovni, en Victoria. (Foto: gentileza Andrea Pérez Simondini - CEFORA).

El Museo del Ovni, en Victoria. (Foto: gentileza Andrea Pérez Simondini – CEFORA).

“Lo que da miedo es lo desconocido”, expresó la investigadora, y subrayó con orgullo: “Este museo ha ido tirando paredes tras paredes, cada vez se acerca más gente y se ha convertido en un referente internacional”. En este mismo sentido, indicó: “Me costó años tratar de explicarle a las personas. No me creían, se burlaban…y ahora la gente que me daba vuelta la cara me viene a buscar”.

De dónde vienen, cómo y para qué

Después de más de cinco décadas de investigación, Silvia Pérez Simondini está convencida de que los ovnis son un fenómeno transmedio “porque actúan en el espacio aéreo, en la tierra y en el agua” y tiene, además, una llamativa teoría sobre el lugar de donde provienen.

Leé también: El increíble relato del policía que dijo que fue abducido por un OVNI y que vio a su hija antes de que naciera

Su creencia fue alimentada por una frase que alguna vez le dijo un experto con el que trabajó y que le quedó grabada a fuego: “La morada de los dioses es la Cordillera de los Andes”. “Mi creencia es que el fenómeno es intraterreno, que quizás ha venido del espacio exterior, pero que están abajo, de eso no tengo ninguna duda”, aseveró. El término intraterrestre sugiere que dentro del planeta Tierra hay otro mundo muy parecido a la superficie.

“Creo que hay dos elementos que son necesarios para el fenómeno y todavía no he logrado saber por qué: el agua y las elevaciones (colinas, montes, cerros)”, agregó basada en su experiencia. Y destacó: “Soy objetiva. Hablo de lo que veo, no de lo que me parece, y lo que veo es que siempre termina debajo del agua”.

El miedo a lo desconocido

Para la investigadora, “si de algo hay que tener miedo no es del fenómeno en sí, sino de la energía que utiliza”. “Hoy sabemos que esa energía es muy fuerte, todos los que hemos estado cerca del fenómeno hemos tenido problemas”, apuntó.

Difunden nuevas e impactantes imágenes de FANI. (Foto: gentileza CEFORA).

Difunden nuevas e impactantes imágenes de FANI. (Foto: gentileza CEFORA).

En su experiencia personal, Pérez Simondini dijo que sufre de vértigo y ruido en los oídos, pero también mencionó el caso de dos reconocidos veterinarios que investigaron las mutilaciones de animales en lugares donde se denunciaron avistamientos y ambos sufren actualmente de una enfermedad similar al Parkinson.

Sobre el cierre del diálogo con TN, la investigadora se refirió a la reciente apertura sobre el tema de Estados Unidos y cuestionó “los 70 años de negación y ocultamiento” previos. En su opinión, el hecho de que hoy el común de la gente tenga tan fácil acceso a la tecnología fue lo que funcionó como presión para que empezaran a compartir la información. “Si vos ves algo lo podés registrar con un celular, y quién te va a negar lo que viste y registraste”, concluyó.

Uno de esos lugares es México, donde hace unos días la Cámara de Diputados confirmó que habrá una Audiencia Pública sobre Fenómenos Anómalos No Identificados, con la participación de Ryan Graves, expiloto de la Armada estadounidense, uno de los tres testigos que declararon en el Capitolio. También anunció su presencia el ingeniero Rony Vernet, impulsor de la Audiencia OVN Brasil.

“Por primera vez en la historia se realizará un evento de esta naturaleza. México se incorpora así al concierto de las naciones en todo el mundo que se abren ante una nueva realidad extraordinaria que cambiará el futuro de nuestros hijos”, señalaron expertos en los medios de ese país.

Por Ovnis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *