La mayoría de los ovnis tiene una explicación, pero ¿qué pasa con el otro 2%?

En ocasiones aparecen en forma de una esfera de luz, en lo alto del cielo, que parece atravesar objetos sólidos como árboles y edificios. A veces se trata de una extraña neblina que desciende de la nada. En un número cada vez mayor de casos, un objeto que no se puede ver a simple vista aparece claramente en una imagen fotográfica. Estos son ejemplos de ovnis –literalmente, objetos voladores no identificados– que se avistan diariamente en los cielos de Reino Unido. A raíz de que Estados Unidos derribó un presunto globo espía chino, además de otros tres objetos que aún no ha identificado, los expertos señalan que se producirán muchos más avistamientos de este tipo. Como investigadora de ovnis, trato estas cuestiones con escepticismo y rigor científico, no obstante, una parte de mí espera que nunca se puedan explicar del todo.

Como responsable de las investigaciones nacionales de la Asociación Británica de Investigación de ovnis (BUFORA), formo parte de un equipo de personas que investigan este tipo de avistamientos, que los ciudadanos nos envían a un ritmo de cientos de casos al año. Con frecuencia se trata de imágenes granuladas tomadas con el celular al anochecer o desde un automóvil en movimiento, pero también pedimos a los testigos que completen un formulario detallado en el que expliquen lo que vieron, escucharon, sintieron e incluso olieron en el momento del acontecimiento. Nos comprometemos a tratar los avistamientos de forma confidencial, objetiva y con rigor científico. En el 98% de los casos, encontramos una explicación sencilla.

La mayoría de los ovnis tiene una explicación, pero ¿qué pasa con el otro 2%? - avistamientos
‘Cuando SpaceX de Elon Musk lanzó por primera vez sus satélites Starlink en 2019, nos vimos inundados de avistamientos de pequeños puntitos de luz moviéndose constantemente a través del cielo nocturno.’ Lanzamiento de Starlink, en el Centro Espacial Kennedy, Florida. Foto: Joe Marino/UPI/REX/Shutterstock

Normalmente, cuando recibimos un informe en BUFORA, lo examino y se lo envío a nuestro analista fotográfico, Mark Easen. Los objetos más comunes resultan ser drones, aviones (a veces aviones militares), satélites, meteoritos, globos, linternas o pájaros.

Cuando SpaceX, de Elon Musk, lanzó por primera vez sus satélites Starlink en 2019, nos vimos inundados de avistamientos de pequeños puntitos de luz que se movían de forma constante a través del cielo nocturno, en ocasiones 50 o 100 a la vez. Al averiguar dónde se encuentran los testigos en ese momento y qué aeropuertos, bases militares u otras instalaciones hay cerca de ellos, normalmente podemos identificar los objetos que observaron. Es importante saber qué vieron a simple vista, porque con frecuencia un ovni resulta ser una mota de polvo en el lente de la cámara, un insecto diminuto que vuela en la toma o el reflejo de la hebilla de un cinturón de seguridad en la ventana de un auto. En primer lugar, descartamos lo obvio. Si parece un avión y vuela como un avión, por lo general es un avión.

Los reportes tienen patrones y tendencias que reflejan el cambiante panorama de los medios de comunicación. En nuestro pasado no muy lejano, los fenómenos inexplicables solían ser reportados como hadas o duendes, cosas que las personas veían en el folclore y la mitología de la época. Ahora, los libros y las películas de ciencia ficción influyen en la forma en que la gente interpreta lo que ha visto. Existe un tipo particular de avistamiento que denominamos avistamiento de alta extrañeza (HSS, por sus siglas en inglés), cuando una persona tiene la sensación de haber visto de cerca y en persona algo de origen desconocido, y durante la década de 1990, cuando The X-Files tuvo una enorme influencia, hasta el 8% de los avistamientos que nos reportaban eran HSS.

Suelen ser raros, pero observé que volvieron a aumentar durante el confinamiento. Las personas estaban asustadas, y era comprensible.

La mayoría de los ovnis tiene una explicación, pero ¿qué pasa con el otro 2%? - The-x-files
‘Durante la década de 1990, cuando The X-Files fue sumamente influyente, muchos avistamientos reflejaban la serie de televisión’. Foto: Pictorial Press Ltd/Alamy

Empecé a interesarme por el espacio cuando viví en Estados Unidos en los años 70 y principios de los 80, donde mi padre era ingeniero aeronáutico de la NASA. No obstante, siempre me han interesado las experiencias humanas extraordinarias, las cosas que superan los límites de lo que entendemos. El tema de los ovnis abarca un paisaje enorme y diverso: ciencia, religión, folclore y mitos, lo paranormal, neurociencia y filosofía. He aprendido mucho sobre la forma en que funciona la memoria: una vez que guardas una experiencia en la memoria a largo plazo, cada vez que accedes a ella se modifica ligeramente. Le añades cosas que has visto, conversaciones que has tenido, un programa de televisión que viste. Nunca pienso que las personas sean tontas cuando reportan un ovni; simplemente me fascina la forma en que interpretamos la realidad.

Con frecuencia me preguntan qué creo sobre la vida extraterrestre y si alguna vez se establecerá contacto con ella. Después de todo, alrededor del 2% de los ovnis de los que escuchamos hablar no pueden ser identificados, todavía. En todos los años que he pasado examinando la evidencia, nunca he visto ninguna prueba definitiva de que un ovni haya sido de origen extraterrestre, pero no cierro mi mente a la posibilidad. Soy escéptica; para hacer bien este trabajo tengo que serlo. Pero, como escribió JBS Haldane: “Tengo la sospecha de que el universo no solo es más raro de lo que suponemos, sino más raro de lo que podemos suponer”.

Personalmente, creo que habrá una explicación racional para los objetos que han sido derribados por el ejército estadounidense recientemente. Pero todavía quedan misterios, y creo que siempre los habrá. Me pregunto qué narrativas inventarán los humanos para explicar los avistamientos del mañana, y qué inventará después la ciencia ficción. ¿La ciencia y el análisis de los expertos llegarán a ser capaces de explicar todas estas cosas? Sospecho que no. Espero que no.

Heather Dixon es jefa de investigaciones nacionales de la Asociación Británica de Investigación de ovnis.

Por Ovnis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *