¿Cómo sería el primer contacto humano con vida extraterrestre? La historia sugiere que podría acabar muy mal

Por David Delgado Shorter, Kim TallBear y William Lempert – The Conversation

Apenas estamos a mitad de 2023, y ya se siente como el año del contacto con los extraterrestres.

En febrero, el presidente, Joe Biden, ordenó derribar tres objetos aéreos no identificados —el nombre que da la NASA a los ovni—. Luego, emergieron las supuestas imágenes de un ovni filtradas por un piloto de la Armada, un denunciante informó sobre un posible encubrimiento del Gobierno en la investigación acerca de los ovnis. Y en junio, un reporte independiente sugirió que una agencia gubernamental clandestina de Estados Unidos había registrado incidentes con ovnis.

Si llegara a emerger alguna evidencia real de vida extraterrestre, ya sea por el testimonio de un denunciante o por la admisión de un encubrimiento, los humanos nos enfrentaríamos a un cambio de paradigma sin igual.

[EE.UU. informa sobre cientos de nuevos avistamientos de ovnis. ¿Han sido drones, globos o algo más?]

Como expertos en estudios indígenas, hemos estudiado los contactos entre culturas en todo el mundo a lo largo de los siglos. Por eso se nos pidió que habláramos sobre nuestra experiencia en un taller del Centro de Investigación SETI en Berkeley. Nuestra colaboración para el taller se basó en investigaciones transdisciplinarias sobre Australia, Nueva Zelanda, África y buena parte del continente americano.

Un ovni sobre una ciudad en una imagen ficticia de archivo.
Un ovni sobre una ciudad en una imagen ficticia de archivo.Ignatiev / Getty Images

La conclusión de nuestro grupo ilustró la necesidad de perspectivas diversas sobre la ética cuando se trata de la búsqueda de vida inteligente extraterrestre, y un entendimiento más amplio del significado de vida e inteligencia. Según nuestros hallazgos, el proceso de un primer contacto ya ha comenzado.

¿Quién está a cargo del primer contacto?

La pregunta de quién está “a cargo” de prepararse para el contacto con la vida extraterrestre viene inmediatamente a la mente. Las comunidades, y sus lentes interpretativos, con mayor probabilidad de involucrarse en cualquier escenario de contacto serían militares, corporativas y científicas.

Al dar a los estadounidenses el derecho legal de beneficiarse del turismo espacial y la extracción de recursos planetarios, la Ley de Competitividad de Lanzamientos Espaciales Comerciales de 2015 podría significar que las corporaciones serán las primeras en encontrar señales de sociedades extraterrestres.

[Los ovnis están por fin de moda, pero el misterio continúa: “Hay muchas cosas ahí arriba” que no podemos explicar]

De lo contrario, mientras que la detección de fenómenos aéreos no identificados suele ser un asunto militar, y la NASA toma la delantera en el envío de mensajes desde la Tierra, la mayoría de las actividades relacionadas con las comunicaciones extraterrestres y la evidencia recaen en un programa llamado SETI, o la búsqueda de inteligencia extraterrestre.

SETI es un grupo de científicos con una variedad de investigaciones en marcha como Breakthrough Listen, que escucha ‘tecnoseñales’ o marcadores, como contaminantes, de una tecnología diseñada.

Los investigadores de SETI son prácticamente siempre académicos de STEM (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas). Pocos en los campos de las ciencias sociales y las humanidades han tenido la oportunidad de contribuir a los conceptos y preparativos para el contacto.

En un acto prometedor de inclusión disciplinaria, en 2018 el Centro de Investigación SETI de Berkeley invitó a grupos de trabajo externos, incluido el nuestro, a elaborar elaborar documentos de perspectiva para que los científicos de SETI los consideren.

La ética de escuchar

Ni Breakthrough Listen ni el sitio de SETI presentan una declaración actual de ética más allá del compromiso con la transparencia. Nuestro grupo de trabajo no fue el primero en plantear este tema. Y aunque el Instituto SETI y ciertos centros de investigación han incluido la ética coko temática en sus eventos, parece relevante preguntar a quién responden la NASA y SETI, y qué pautas éticas seguirían en un posible escenario de primer contacto con vida extraterrestre.

El Centro de post-detección de SETI parece ser el más probable para desarrollar una variedad de escenarios de contacto. Las posibles circunstancias imaginadas incluyen encontrar artefactos extraterrestres, detectar señales a miles de años luz de distancia, lidiar con la incompatibilidad lingüística, encontrar organismos microbianos en el espacio o en otros planetas y contaminación biológica de su especie o la nuestra. Otra pregunta es si el Gobierno de Estados Unidos o los jefes militares prestarían atención a estos escenarios.

Los académicos afiliados a SETI tienden a asegurar a los críticos que las intenciones de quienes escuchan las tecnoseñales son benévolas, ya que “¿qué daño puede causar el escuchar?” La presidenta emérita de SETI Research, Jill Tarter, defendió la práctica de monitorear las señales espaciales alegando que cualquier civilización extraterrestre capaz de percibir nuestras técnicas las consideraría rudimentarias o elementales.

[¿Existen los ovnis? Esto concluye la NASA sobre los avistamientos en el cielo]

Pero nuestro grupo de trabajo se basó en la historia de los contactos coloniales para mostrar los peligros de pensar que civilizaciones completas son comparativamente avanzadas o inteligentes. Por ejemplo, cuando Cristóbal Colón y otros exploradores europeos llegaron a las Américas, esas relaciones fueron moldeadas por la noción preconcebida de que los “indios” eran menos avanzados debido a su falta de escritura. Esto condujo a décadas de servidumbre indígena en las Américas.

El grupo de trabajo también sugirió que el acto de escuchar ya se puede considerar en sí mismo una “fase de contacto”. Como el propio colonialismo, el contacto podría considerarse mejor como una serie de eventos que comienzan con la planificación, en lugar de un evento singular.

Visto de esta manera, ¿no es escuchar potencialmente sin permiso solo otra forma de vigilancia? Escuchar atentamente pero indiscriminadamente le pareció a nuestro grupo de trabajo una especie de espionaje.

Parece contradictorio que comencemos nuestras relaciones con extraterrestres escuchando sin su permiso mientras trabajamos activamente para evitar que otros países escuchen ciertas comunicaciones estadounidenses.

Si los humanos son inicialmente percibidos como irrespetuosos o negligentes, el contacto extraterrestre probablemente podría conducir a que nos colonicen.

Historias de primeros contactos

A lo largo de las historias de la colonización Occidental, incluso en los pocos casos en que se pretendía proteger a las culturas contactadas, el contacto ha llevado a una violencia brutal, pandemias, esclavitud y genocidio.

El viaje de 1768 de James Cook en el HMS Endeavour fue iniciado por la Royal Society. Esta prestigiosa sociedad académica británica le encargó calcular la distancia entre la Tierra y el Sol midiendo el movimiento visible de Venus frente al Sol, desde Tahití. La sociedad le prohibió estrictamente cualquier relación colonial.

Aunque logró sus objetivos científicos, Cook también recibió órdenes de la Corona para mapear y reclamar la mayor cantidad de territorio posible en el viaje de vuelta. Las acciones de Cook pusieron en marcha la colonización a gran escala y el despojo indígena en toda Oceanía, incluidas las conquistas violentas de Australia y Nueva Zelanda.

La Royal Society le dio a Cook una “directiva principal” de no hacer daño y solo realizar investigaciones que beneficiarían ampliamente a la humanidad. Sin embargo, los exploradores rara vez son independientes de sus patrocinadores y sus exploraciones reflejan los contextos políticos de su tiempo.

Como académicos en sintonía tanto con la ética de la investigación como con las historias del colonialismo, escribimos sobre Cook en la declaración de nuestro grupo de trabajo para mostrar por qué SETI podría desear separar explícitamente sus intenciones de las de las corporaciones, el Ejército y el Gobierno.

Aunque separados por mucho tiempo y espacio, tanto el viaje de Cook como SETI comparten cualidades clave, incluido su atractivo para la ciencia celestial al servicio de toda la humanidad. También comparten un desajuste entre sus protocolos éticos y los probables impactos a largo plazo de su éxito.

El efecto dominó inicial que desataría un mensaje extraterrestre público o cuerpos o naves extraterrestres recuperadas podría iniciar una serie de eventos en cascada, como acciones militares, minería de recursos corporativos y quizás incluso reorganización geopolítica.

La historia del imperialismo y el colonialismo en la Tierra ilustra que no todos se benefician de la colonización. Nadie puede saber con certeza cómo sería el contacto con los extraterrestres, aunque sería mejor hacer caso más temprano que tarde a las historias de nuestro propio planeta, que nos invitan a ser más precavidos.

Por Ovnis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *